Producto(s) de Solar | 742 producto(s).
Mostrando 1-21 de 742 artículo(s)

Filtros activos


Debes usar products con FPS cada día, sin importar si hace sol o no. Así es, también cuando está nublado. Además, es superfácil combinar tu cuidado facial con protección solar. Nuestras hidratantes con FPS no solo hidratan la piel, también reducen la exposición a los rayos UVA y UVB perjudiciales

El protector solar, bloqueador solar, crema de sol o crema solar es una loción, gel, aerosol u otro tópico que evita o disminuye los efectos causados por la radiación solar. Ningún protector solar ofrece una protección 100% absoluta. Cabe aclarar que no necesariamente ayuda a evitar las quemaduras.

Los protectores solares deben aplicarse entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol. En general, deben reaplicarse después de haber pasado 80 minutos en el agua o si ha transpirado en gran cantidad o cada 2 horas fuera del agua. Se debe seguir cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del producto.

Los rayos ultravioleta (UV) son una forma invisible de radiación. Pueden penetrar la piel y dañar las células. Las quemaduras de sol son un signo de daño en la piel. Las quemaduras solares se producen cuando la cantidad de exposición al sol o a otra fuente de rayos ultravioleta excede la capacidad del pigmento protector del cuerpo, la melanina, para proteger la piel. Las quemaduras de sol son tan graves como las quemaduras térmicas y pueden tener los mismos efectos sistémicos, como ampollas, edema y fiebre

Hay dos tipos de protectores solares:

Filtros físicos: También llamadas pantallas totales. Reflejan toda la radiación solar, impidiendo que esta penetre en la piel y produzca enrojecimiento, quemaduras, etc. Hay que aplicarlos en capa gruesa y apenas se notan utilizando el dióxido de titanio.

Filtros químicos: Actúan absorbiendo la radiación solar y transformándola en otro tipo de energía no nociva a la piel. Dan lugar a los factores de protección solar (FPS).

¿Qué significa “fototipo” y cuál de ellos coincide con las características de tu piel?

Fototipo I: Personas con piel muy blanca y pálida. Suelen tener ojos verdes, azules o muy claros y cabello rubio o pelirrojo. No se broncean casi nunca y son muy propensas a sufrir quemaduras solares. Necesitan protección solar máxima con SPF 50+.

Fototipo II: Personas con piel clara o blanca. Suelen tener ojos verdes, azules y marrones claros y cabello claro también. Se broncean muy lentamente y su bronceado no perdura, son más propensas a sufrir quemaduras que a obtener piel bronceada. Necesitan protección solar muy alta con SPF 50.

Fototipo III: Personas con piel clara en invierno y bronceada en verano. Sus ojos suelen ser verdes o marrones y su cabello castaño o rubio oscuro. Se broncean con facilidad pero se pueden quemar con exposiciones largas al sol. Necesitan protección Media-Alta con SPF entre 30 y 50.

Fototipo IV: Personas con piel morena. Suelen tener ojos marrones y cabello castaño. Se broncean con bastante facilidad y lo mantienen todo el año. Pueden sufrir quemaduras pero sólo con exposiciones al sol largas y en horas punta. Necesitan protección Media con SPF entre 20 y 30.

Fototipo V: Personas con piel oscura. Suelen tener ojos marrones o negros y el cabello castaño oscuro o muy oscuro. Se broncean con mucha facilidad y permanecen siempre bronceados. Pueden sufrir quemaduras raramente. Necesitan protección solar con SPF entre 15 y 30.

Fototipo VI: Personas con piel muy oscura o negra. Suelen tener los ojos marrones oscuros o negros al igual que el cabello. Permanecen siempre bronceados, pero pueden sufrir quemaduras raramente. Necesitan protección solar con SPF entre 10 y 20.

¿Que tipo de productos solares hay?

Fotoprotectores: son conocidos también como “filtros solares”. Absorben la radiación, mientras dejan el paso a la acción pigmentadora.

Bronceadores: son productos que aceleran la pigmentación cutánea o el bronceado. Hay de dos tipos: el que te aplicas para tomar el sol, o el que te aplicas sin necesidad de sol (maquillaje pigmentante).

Según el tipo de piel te puedes aplicar varias versiones:

En piel seca: serán mejor los bronceadores en crema o mousse. Se mezclan muy bien y son buenos humectantes.

En piel grasa: son versiones en polvo o compactas. Duran más tiempo y absorben el sebo.

Para piel sensible: bronceadores hipoalergénicos, orgánicos o minerales.

En la piel mixta: los que más se adaptan a ti, versiones líquidas o aceitosas, en función de lo que vayamos a necesitar.

Productos para aplicar después de tomar el sol o “after sun”: sirve para refrescar y aliviar la piel tras una exposición prologada ante el sol. Recupera el equilibro de pH de la piel, la nutre y la repara. Los puedes usar en crema, gel, fluidos, spray o mascarilla. Deberás considerar la cuál elegir en función de tu tipo de piel.