Filtrar por

Sexo

Sexo

Categorías

Categorías

Marca

Marca

Precio

Precio

  • 0,00 € - 190,00 €

Producto(s) de Maquillaje | 2181 producto(s).
Mostrando 1-21 de 2181 artículo(s)

Filtros activos


EL MAQUILLAJE, UN COMPLEMENTO PARA TU BELLEZA PERSONAL

El maquillaje se ha convertido hoy día en algo más que la simple utilización de cosméticos faciales con la finalidad de mejorar el aspecto.

En KIADA nos preocupamos mucho por la belleza personal de nuestros clientes, y es por ello por lo que queremos mostrarte cuál es la mejor forma de utilizar el maquillaje.

MAQUILLAJE IDEAL PARA CADA TIPO DE PIEL

Como no todas las pieles son las mismas, el maquillaje puede no ser adecuado para según qué tipo de pieles y en algunos casos incluso podría tener efectos adversos.

Por ello os vamos a detallar que tipos de pieles hay y el maquillaje que mejor se adapta a cada uno:

Pieles normales: Es el tipo de piel más equilibrado, uniforme y casi no presenta imperfecciones. Podrás utilizar todo tipo de maquillajes: líquido, en crema, en polvo… ¡el que mejor se adapte a ti!

Pieles secas: La clave para maquillarnos con este tipo de piel es sencilla: hidratarla lo máximo posible para conseguir un resultado perfecto. Esto lo podemos conseguir con maquillajes fluidos, líquidos y que contengan propiedades humectantes y emolientes.

Pieles grasas: Son aquellas que tienen un exceso de grasa, sobre todo en zonas como la frente, la nariz y la barbilla. Lo mejor es utilizar maquillajes compactos o polvos, evitando siempre aquellos que contengan algún tipo de aceite.

Pieles mixtas: Las pieles mixtas son aquellas que presentan tanto características de las pieles grasas como de las secas. En este caso vamos a optar por un tipo de maquillaje líquido, libre de aceites, y si además contienen algún tipo de factor hidratante mejor.

Pieles sensibles: Son pieles delicadas, se irritan o resecan con facilidad. Son propensas a presentar rojeces y acné, y hay que tener cuidado si eres alérgico a algún componente del maquillaje que vayas a utilizar.

El más recomendable para este tipo es el maquillaje ligero en crema, después de haber hidratado correctamente nuestro rostro.

Es importante que acudas a tu dermatólogo para conocer de primera mano cual es el tu tipo de piel, y así evitar posibles reacciones adversas en la aplicación del maquillaje.

CÓMO APLICAR TU MAQUILLAJE PERFECTO

Lo primero que deberás hacer es realizar una limpieza correcta de tu rostro, exfoliándolo y limpiándolo con un jabón neutro que respete tu tipo de piel.

A continuación, se debe aplicar la crema hidratante que mejor se adapte al tipo de piel, y dejarla actuar durante unos diez minutos para que la piel pueda absorberla correctamente.

Se puede comenzar con un pre-corrector para aquellas zonas oscurecidas.

Se debe elegir una buena base de maquillaje adaptada y recomendada para nuestro tipo de piel y en función de las circunstancias.

Se pueden aplicar polvos correctores para tapar brillos y resaltar y ocultar zonas del rostro, a nuestro gusto y criterio.

Los siguientes pasos son muy personales. En caso de aplicar color al rostro (bronceadores, coloretes, sombras de ojos), lo esencial es elegir bien las brochas y pinceles con el fin de garantizar un resultado favorecedor.

Con estos sencillos pasos generales podrás lograr resultados increíbles.

COMPOSICIÓN GENERAL DEL MAQUILLAJE

Polvos de maquillaje: se componen básicamente de talco (entre un 60% y un 80%) y almidón (ingrediente vegetal capaz de absorber el agua). También pueden contener extractos de minerales como el zinc  o el magnesio y polímeros orgánicos (evitan que los polvos se vuelvan compactos). 

Bálsamos labiales: principalmente están hechas de ceras/grasas, que son compuestos orgánicos que se solidifican a temperatura ambiente y son los que le dan esa textura cremosa. Aceites de origen vegetal, mineral o sintético para dar brillo, emoliencia o bien mejorar su textura.

Con esto tenemos una idea general de los ingredientes que contiene nuestro maquillaje, que en la actualidad ha ido evolucionando y acercándose cada vez más a un objetivo claro y deseado por todos: naturalidad y frescura, respetando siempre nuestra piel.